Para citas
(615) 832-5530
8:30 AM to 4:00 PM CST

Pruebas de diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico utilizadas para diagnosticar enfermedades del sistema digestivo incluyen:

Colonoscopia: es un procedimiento que se usa para ver el intestino grueso (colon y recto) usando un instrumento llamado colonoscopio (un tubo flexible con una cámara pequeña y lente colocada). El procedimiento puede detectar tejido inflamado, úlceras y crecimientos anormales. Se usa para diagnosticar signos tempranos de cáncer colorrectal, trastornos intestinales, dolor abdominal, espasmos musculares, tejido inflamado, úlceras, hemorragia anal y pérdida de peso no dietética.

El procedimiento se realiza bajo anestesia general. El colonoscopio se inserta en el recto que se mueve suavemente hacia arriba a través del colon hasta llegar al ciego (unión del intestino delgado y grueso). La colonoscopia proporciona un diagnóstico instantáneo de muchas afecciones del colon y es más sensible que los rayos X. El colonoscopio se retira lentamente, ya que la cámara muestra imágenes del colon y el recto en una pantalla grande. Los pólipos o crecimientos también pueden eliminarse mediante colonoscopia, que puede enviarse más tarde para detectar cáncer.

Haga clic en el icono que se muestra a continuación para obtener más información sobre este procedimiento:

Sigmoidoscopia flexible: es un procedimiento que se usa para ver dentro del colon sigmoide (el último tercio del colon) y el recto. El sigmoidoscopio flexible es una cámara especial que puede examinar el lado izquierdo de su intestino grueso y proporcionarle mucha información a su médico.

La sigmoidoscopía flexible puede detectar tejido inflamado, crecimientos anormales y úlceras. El procedimiento se usa para buscar signos tempranos de cáncer y puede ayudar a los médicos a diagnosticar cambios inexplicables en los hábitos intestinales, dolor abdominal, hemorragia del ano y pérdida de peso.

Durante una sigmoidoscopia flexible, los pacientes se acuestan sobre su lado izquierdo en una mesa de exploración. El médico inserta un tubo largo, flexible e iluminado llamado sigmoidoscopio en el ano y lo guía lentamente por el recto hacia el colon sigmoide.

Una pequeña cámara montada en el osciloscopio transmite una imagen de video desde el interior del colon a la pantalla de una computadora, lo que permite al médico examinar cuidadosamente los tejidos que recubren el colon sigmoide y el recto.

Haga clic en el icono que se muestra a continuación para obtener más información sobre este procedimiento:

La endoscopia digestiva alta es un procedimiento que se realiza para diagnosticar y, en algunos casos, tratar problemas del sistema digestivo superior. La endoscopia digestiva alta puede ser útil para la evaluación o el diagnóstico de diversos problemas, como la deglución difícil o dolorosa, el dolor en el estómago o el abdomen y hemorragias, úlceras y tumores. Una endoscopia digestiva alta es diagnóstica y terapéutica. Esto significa que la prueba permite hacer un diagnóstico sobre el tratamiento específico que se puede administrar. Si se identifica un sitio de sangrado, el tratamiento puede detener el sangrado o, si se encuentra un pólipo, se puede extirpar sin una operación importante. Se pueden administrar otros tratamientos a través del endoscopio cuando sea necesario.

La endoscopia digestiva alta generalmente se realiza de forma ambulatoria. El endoscopio es un tubo largo, delgado y flexible con una pequeña cámara de video y luz en el extremo. Al ajustar los diversos controles en el endoscopio, el endoscopista puede guiar con seguridad el instrumento para examinar cuidadosamente el revestimiento interno del sistema digestivo superior. La imagen de alta calidad del endoscopio se muestra en un monitor de TV; da una vista clara y detallada. En muchos casos, la endoscopia digestiva alta es un examen más preciso que los estudios de rayos X.

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) le permite al médico diagnosticar problemas en el hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares y el páncreas. La CPRE combina el uso de rayos X y un endoscopio, que es un tubo largo, flexible e iluminado. A través del endoscopio, el médico puede ver el interior del estómago y el duodeno, e inyectar colorantes en los conductos del árbol biliar y el páncreas para que puedan verse en los rayos X. La CPRE se usa principalmente para diagnosticar y tratar afecciones de los conductos biliares, incluidos cálculos biliares, estenosis inflamatorias (cicatrices), fugas (por traumatismos y cirugía) y cáncer. La CPRE puede ser necesaria para encontrar la causa de ictericia, dolor abdominal superior o pérdida de peso inexplicable.

Haga clic en el icono que se muestra a continuación para obtener más información sobre este procedimiento:

Biopsia hepática: una biopsia hepática es un procedimiento mediante el cual se extraen pequeños trozos de tejido hepático para enviarlos a un laboratorio para su examen. Es muy útil en el diagnóstico de enfermedades que afectan el hígado. Los tres tipos principales de biopsia hepática son percutánea, transvenosa y laparoscópica. Otras técnicas para obtener biopsias hepáticas son la aspiración con aguja fina y la cirugía abierta. Se realiza una biopsia hepática cuando un problema hepático es difícil de diagnosticar con análisis de sangre o técnicas de imágenes, como los ultrasonidos y los rayos X. Con mayor frecuencia, se realiza una biopsia hepática para estimar el grado de daño hepático, un proceso llamado estadificación. La estadificación ayuda a guiar el tratamiento de la enfermedad hepática.